EL CABALLO DE TROYA DE WUHAN

EL CABALLO DE TROYA DE WUHAN


Que conveniente es un virus con un periodo de incubación tan largo, y mejor aún con una gran cantidad de afectados asintomáticos o con síntomas leves y similares a los de una faringitis común.

El 31 de enero se registraron simultáneamente los primeros casos en Italia y España y en ambos casos se trató de personas ya enfermas que requirieron hospitalización. Llevaban ya dos o tres días enfermos. ¿Y cuantos días antes se habían contagiado? Supongamos el promedio, 7 días, más 3 días de enfermedad con síntomas. ¿A cuántas personas contagiaron en ese periodo de 10 días? La respuesta está en la progresión que tuvo el virus en ambos países. Todo esto teniendo en cuenta que pudo haber casos asintomáticos o con síntomas no identificables por sus portadores en días previos. Imaginense que en España el aislamiento empezó el 14 de Marzo, 44 días después de detectado el primer caso y probablemente 60 después é del primer caso real. El resultado está a la vista.

En Estados Unidos el primer caso se registró el día 20 de Enero sobre un análisis hecho 5 días antes, el 15 de Enero, también sobre una persona que ya presentaba síntomas. Esa personas debe haber estado contagiendo a otras los días previos, quizás desde el 10 de enero, apenas 10 días después de que en China se hubiera identificado el virus. Esto nos lleva a darnos cuenta de que el virus circulaba en Estados Unidos probablemente antes que en Italia, sólo que no se expandió a tanta velocidad quizás debido a los diferencias sociales, habitacionales y geográficas de ambos paises. Sin embargo a día de hoy 26 de Marzo, con la progresión que muestra el coronavirus en el país más “avanzado del mundo”, cualquiera que entienda un poco de estadística nos dirá que va por un camino mucho más oscuro que el de Italia y España.

En particular la ciudad de Nueva York va lamentablamente camino a convertirse en la capital mundial del coronavirus en los próximos días, y por supuesto las demás grandes ciudades del mundo la seguirán. En estos momentos las cosas se complican y mucho en Londres, París, Amsterdam, Rotterdam, Bruselas, y hasta en la rubia y pulcra Estocolmo.

¿Como es posible que los países del primer mundo no hayan podido preveer las consecuencias que provocaría un pobre murciélago de una ciudad de China de la que hasta hace poco nadie conocía el nombre?

¿Cómo es posible que con los resultados de China, Corea y Japón en la mano no se haya tomado la medida más elemental para evitar la propagación que es interrumpir el tráfico aéreo?

Cualquiera que haya leído a Sherlock Holmes nos dirá que la respuesta correcta será la más secilla y obvia de todas.

Sí, habían previsto las consecuencias.

Sí, siempre conocieron las medidas que había que tomar y cuando.

Pero no las tomaron. ¿Y por qué?

En esta pregunta les voy a dejar que sean ustedes mismos los que se pongan en la piel Sherlock Holmes y busquen la respuesta más sencilla y más obvia.

Ese primer paciente registrado en Estados Unidos apareció en el condado de Everett, cerca de Seattle, estado de Washington. Everett no es cualquier lugar, es la sede de Boeing, empresa que viene moviendo las hilos desde hace décadas con la intención de monopolizar el mercado aeronáutico de los aviones comerciales. Desde Everett el virus voló desde el 10 de enero o quizás desde antes y se regó por todo Estados Unidos llevado en los 4000 aviones que estaban y siguen estando permanentemente en el aire.

Una de las cosas buenas que tiene Estados Unidos son las estadísticas así que las aprovecharemos. En este mapa se puede ver la distribución del virus por condados al 24/3. Como verán la distribución es homogénea y casi total. Poco falta para que el virus llegue a todos los rincones.

Casos de COVID-19 en Estados Unidos por condado
Casos de COVID-19 en Estados Unidos por condado
Casos de COVID-19 en Estados Unidos por condado
Click en la imagen para ampliar

Similar debe ser la distrución del virus en la mayor parte de occidente. La gran mayoría de los países han reducido hoy notablemente los vuelos, pero Estados Unidos y otros países europeos no, y el gobierno de Brasil va detrás de ellos como chupamedias protagónico.

Esto invetablemente provocará una mayor propagación del virus los países en donde los vuelos están liberados. Entonces alguien preguntará, ¿es que son tontos?

Y desde allí te contestarán: el tonto sos vos, ¿no te das cuenta de que cuando esto termine yo voy a tener que pagarle la jubilación a muchos menos viejos que vos? ¿No te das cuenta de cuando esto termine voy a tener que gastar mucho menos en enfermos crónicos de todo tipo? ¿No te das cuenta de que cuando esto termine voy a gastar mucho menos en esas drogas carísimas que usan esos cancerosos y sidosos de mierda? Fijate que hasta voy a reducir los casos de cáncer. Le voy a hacer un bien al mundo sacándole de encima toda esa lacra.

Y cuando esto termine mi economía va a florecer, y como la tuya no, me vas a tener que pedir plata, más plata, cada vez más hasta que ya no tengas nada que no sea mío.

¡Qué conveniente que es este virus! Me viene casi como anillo al dedo.


Tenemos dos alternativas: O caemos en su plan o rompemos de una vez por todas.

Desde el fin de la segunda guerra mundial que las monedas no tienen patrón oro ni ningún otro patrón, sólo valen lo que dicen que valen los que mueven los hilos. Esto lo sabe cualquiera que sepa de economía y sin embargo se acepta como una religión. ¿Entonces por qué definimos el valor de nuestra moneda a partir de otra que no tiene absolutamente ningún respaldo real?

¿No habrá llegado el momento romper la correlación con esas monedas ficticias?

¿De unirse con otros países que estén de nuestro lado para generar una moneda que valga contra comodities, contra bienes reales?

Será eso o seguir haciendo el papel de esclavos protagónicos o secundarios según nos toque por unos cuantos siglos más.

Ojalá estuviera equivocado.

 


Fernando Fontenla Felipetti - 26 de Marzo de 2020