El ÚLTIMO EXOCET Y EL HMS INVINCIBLE (1)

El ÚLTIMO EXOCET Y EL HMS INVINCIBLE (1)


Etiquetas
Guerra de Malvinas, Dassault-Breguet Super Étendard, Exocet, HMS Sheffield, 4 de Mayo de 1982, Atlantic Conveyor, 25 de Mayo de 1982, HMS Invincible, 30 de Mayo de 1982, Armada Argentina, Fuérza Aérea Argentina, Royal Navy.


El último exocet y el HMS Invincible. Fernando Fontenla Felipetti
El último exocet y el HMS Invincible. Fernando Fontenla Felipetti
El último exocet y el HMS Invincible. Fernando Fontenla Felipetti
SUPER ETENDARD de la Armada Argentina portantando misil AM39 EXOCET
Click en las imágenes para ampliar

     ¿Mar o acero? ¿Cuál fue el destino final del último misil EXOCET lanzado por la Aviación Naval Argentina? ¿Se hundió en las heladas aguas del Atlántico sur o atravesó el acero hasta explotar en un caos de humo y fuego?
      En la guerra de Malvinas hubo un ganador: Gran Bretaña. Sin embargo fue una guerra extraña en donde buena parte de las fuerzas argentinas participantes nunca se sintieron derrotadas debido al desempeño superlativo que tuvieron durante el conflicto. La Fuerza Aérea Argentina, a pesar de padecer considerables pérdidas, infligió al enemigo un daño exponencialmente mayor, dejando fuera de combate y hundiendo valiosas unidades navales. Por otra parte, la aviación naval también tuvo una actuación destacada al utilizar el sistema de armas SUPER ETENDARD / EXOCET. Sus ataques produjeron resultados contundentes al hundir al destructor HMS SHEFFIELD, y al buque porta contenedores ATLANTIC CONVEYOR junto a su valiosa carga de helicópteros y pertrechos indispensables para el traslado de las tropas británicas desde San Carlos hacia la zona de Puerto Argentino.
      De todos los ataques ejecutados por los aviones argentinos, tanto pertenecientes a la fuerza aérea como navales, hay uno en particular que sigue siendo causa de controversia entre los historiadores argentinos y británicos. Nos referimos al ataque del 30 de mayo de 1982 sobre el portaaviones HMS INVINCIBLE.


HMS Invincible leaves England
HMS Invincible leaves England
HMS Invincible leaves England
El HMS INVINCIBLE deja atrás las islas británicas

      Una de las razones que hace especial a este ataque es que fue el único en dónde la fuerza aérea y la aviación naval trabajaron en conjunto.
     La otra cuestión que lo hace particular es que el Reino Unido nunca reconoció el resultado del ataque. Los británicos admiten su existencia, pero niegan que se haya realizado contra el portaaviones INVINCIBLE. Esta negativa provocó que desde el lado argentino se tejieran múltiples especulaciones en cuanto al resultado del ataque, las que van desde los daños leves al barco hasta las que proclaman su hundimiento. Los únicos datos existentes son los que aportan los relatos de los pilotos atacantes, y en ellos se habla de un buque humeando por ambos lados durante la aproximación y de un buque completamente cubierto de humo durante el escape.
     El objetivo de este trabajo será entonces avanzar hacia lo que realmente pueda haber sucedido ese 30 de Mayo. En primer lugar analizaremos los dos ataques anteriores con el sistema de armas SUPER ETENDARD / EXOCET. Estos son los ataques del día 4 de Mayo al HMS SHEFFIELD, y del día 25 de Mayo al buque porta contenedores ATLANTIC CONVEYOR. Compararemos las similitudes y diferencias entre ambos ataques.
     Por el lado argentino los tres ataques se planificaron y ejecutaron de manera muy similar. El éxito del primer ataque hizo que se repitiera el mismo esquema casi sin modificaciones en las dos oportunidades siguientes.
     En la contraparte británica existía un sistema de defensa previsto de antemano que se aplicó hasta el día 4 de Mayo. Con posterioridad, comprobado lo letal que podía ser la amenaza SUPER ETENDARD / EXOCET, se hicieron modificaciones en el esquema defensivo que podremos ver plasmadas el día 25 de Mayo en el momento del ataque al ATLANTIC CONVEYOR. También es de esperar que al producirse ese día una nueva vulneración de la defensa, se hubieran tomado medidas adicionales de ahí en más. Intentaremos ponernos en el lugar de los defensores para pensar como pudo haber sido el dispositivo defensivo de la flota el día 30 de Mayo, y de esa manera postular algunas hipótesis acerca de cuál podría haber sido el resultado más lógico del ataque.


LA AMENAZA ARGENTINA

     Cuando los británicos se acercaban a las Islas Malvinas no sabían que pensar acerca de la resistencia que podrían ser capaces de ofrecer las fuerzas argentinas. El informe de inteligencia hablaba de un país que había librado su última guerra en 1870. Es decir, con experiencia bélica cero.
     Un análisis más pormenorizado detallaba las posibles amenazas a las que se podría enfrentar la flota británica al llegar al Atlántico sur.
     En primer lugar los argentinos tenían un portaaviones viejo, obsoleto y pequeño. Pero, ¿se debía menospreciar el poder de un buque que al menos en teoría tenía la capacidad de extender el rango de la amenaza aérea hasta donde fuera necesario? El 25 DE MAYO podía lanzar ocho aviones DOUGLAS A4Q SKYHAWK con cuatro bombas cada uno hasta el corazón de la flota.
     La segunda amenaza que podían ofrecer los argentinos eran los submarinos. Tenían cuatro, aunque sólo dos estaban operativos: el viejo ARA SANTA FE (ex USS CATFISH), y el más moderno y peligroso ARA SAN LUIS, un sumergible alemán tipo 209 con ocho tubos de torpedos controlados por una central de tiro computarizada. Utilizado por tripulantes expertos el ARA SAN LUIS podía hacer mucho daño. ¿Los argentinos tendrían esa habilidad?
     En tercer lugar el peligro podía venir de las unidades de superficie. Los argentinos poseían unos barcos pequeños denominados corbetas. La DRUMMOND, la GUERRICO, y la GRANDVILLE estaban equipadas con un lanzador cuádruple de misiles MM38 EXOCET con un alcance de 42 kilómetros. Si bien era improbable que pudieran acercarse tanto a la flota, en caso de hacerlo su poder de fuego era letal.
     Luego había una cuarta amenaza que era considerada de menor nivel. La Fuerza Aérea Argentina contaba con cerca de 90 aviones caza-bombarderos en estado operativo. Estos eran de tres tipos: MIRAGE III, DAGGERS (MIRAGE 5 ensamblados en Israel), y DOUGLAS A4B y A4C. Si bien se trataba de una cantidad de aviones considerable, sobre todo al enfrentarlos a los 20 HARRIERS que llevaban los portaaviones británicos, la operación sobre las Islas Malvinas era marginal debido a que se encontraban en el límite de su radio de acción. Se consideraba que sólo podrían operar sobre las islas unos pocos minutos antes de tener que regresar por más combustible.
     Por último había una quinta amenaza que era una verdadera incógnita. La Armada Argentina había comprado a Francia 14 aviones SUPER ETENDARD equipados con misiles AM39 EXOCET, de los cuales antes de empezar el conflicto se habían entregado cinco aviones y cinco misiles.

El Super Etendard A-205 al momento de su llegada de Francia
El Super Etendard A-205 al momento de su llegada de Francia
El Super Etendard A-205 al momento de su llegada de Francia
El Super Etendard A-205 al momento de su llegada de Francia

     El AM39 había demostrado una alta tasa de efectividad durante las pruebas pero hasta el momento nunca se había utilizado en combate real, por lo que su verdadera eficacia era desconocida. Los franceses habían informado que difícilmente los argentinos podrían hacerlo funcionar ya que faltaba realizar una compleja sincronización de los sistemas del avión con los del misil. También quedaban dudas acerca de la capacidad para reabastecer el avión en vuelo, capacidad que el SUPER ETENDARD no poseía en origen. Tampoco se sabía si de alguna manera los argentinos se las ingeniarían para catapultarlos desde el portaaviones 25 de MAYO. En síntesis parecía muy poco probable que los argentinos lograran operar este sistema de armas con algún grado de éxito.


4 DE MAYO DE 1982. SHEFFIELD

     La hora de la verdad llegó el día 4 de Mayo. Los dos primeros misiles EXOCET fueron lanzados y el resultado fue que uno de ellos impactó en el destructor tipo 42 HMS SHEFFIELD.
     La operación comenzó a las 5:07 cuando todavía era de noche y un avión de exploración LOCKHEED P2 NEPTUNE de la Armada Argentina despegó de la base Río Grande con la misión de localizar a la flota británica. A las 7:10 el NEPTUNE localizó un grupo de unidades navales y repitió los contactos varias veces hasta las 8:43, momento en que se averió su radar de búsqueda. A las 9:45 despegaron dos aviones SUPER ETENDARD, el A202 al mando del capitán de corbeta Bedacarratz y el A203 pilotado por el teniente de fragata Mayora. Ascendieron hasta 6000 metros de altura y volaron hasta encontrarse con el KC-130 HERCULES para reabastecerse. Mientras tanto en el NEPTUNE trabajaban para volver a poner en servicio en radar, tarea que completaron a las 10:30. Entonces hicieron un último contacto con las naves enemigas y transmitieron las coordenadas actualizadas a los pilotos de los SUPER ETENDARD. Estas eran: 52°33’S 57°40'O. Los SUPER ETENDARD cargaron las coordenadas en sus sistemas de navegación y de manera acorde corrigieron el rumbo. Cuando estimaron estar a 130 millas náuticas de su objetivo, empezaron a recibir en sus alertadores señales del radar de un buque tipo 42, y descendieron a 25 metros sobre el mar para evitar ser detectados. A unas 50 millas del objetivo ascendieron a 300 metros de altura y encendieron los radares, pero como no consiguieron detectar objetivos los apagaron de nuevo. A partir de ese momento era muy probable que a su vez hubieran sido detectados por los británicos, así que continuaron la aproximación a máxima velocidad. A unas 30 millas del blanco ascendieron nuevamente, captaron a los buques y volvieron a descender. Continuaron hasta la distancia programada para el lanzamiento, que era de 20 millas, ascendieron, eligieron el blanco y dispararon el misil. Acto seguido iniciaron el escape y aterrizaron en Río Grande a las 12:15.
     La desventaja de este sistema de armas era que al lanzarse el misil desde una gran distancia era imposible comprobar el resultado del ataque. Así los aviadores navales argentinos regresaron a su base sin saber cuál había sido el resultado de la misión.

El LOCKHEED P2 NEPTUNE de la Armada Argentina que localizó al Sheffield
El LOCKHEED P2 NEPTUNE de la Armada Argentina que localizó al Sheffield
El LOCKHEED P2 NEPTUNE de la Armada Argentina que localizó al Sheffield
El Neptune de la Armada Argentina que localizó a la Royal Navy el día 4 de Mayo

Posición del Sheffield detectada por el Neptune y trayectoria de los Super Etendard
Posición del Sheffield detectada por el Neptune y trayectoria de los Super Etendard
Posición del Sheffield detectada por el Neptune y trayectoria de los Super Etendard
Posición del Sheffield detectada por el Neptune y trayectoria de los Super Etendard


DESDE LA ROYAL NAVY

     Para analizar los hechos desde el punto de vista británico tomaremos como guía tres fuentes:
     - El informe realizado por el Capitán Salt (Comandante del Sheffield), entregado el 25/05/1982 y desclasificado en 2008.
     - El BOARD OF INQUIRY (Informe oficial sobre la pérdida de Sheffield), entregado el 22/07/1982, también desclasificado en 2008.
     - El relato contenido en el libro “ONE HUNDRED DAYS” de Sandy Woodward.

     Elegimos estos textos porque dos de ellos son documentos oficiales, y el tercero fue escrito por quién en ese momento era el comandante de la flota británica. De esta forma evitaremos los artículos periodísticos de dudosas fuentes y los relatos de terceros bien intencionados pero llenos de fantasías.
     El relato del Almirante Woodward comienza describiendo el dispositivo defensivo de la flota, cuestión que sólo está descripta parcialmente en los otros documentos. Allí señala que el SHEFFIELD formaba parte del perímetro exterior de defensa, el cual estaba compuesto por tres destructores tipo 42. Estos tres barcos estaban dispuestos a 20 millas náuticas de distancia del núcleo de la flota, desplegados en forma de un abanico que apuntaba hacia el oeste, ya que esa era la dirección desde la que previsiblemente llegaría el ataque. Las tres unidades así dispuestas eran el HMS COVENTRY hacia al norte, el HMS GLASGOW en el centro, y el HMS SHEFFIELD hacía al sur. El dispositivo se completaba con una segunda línea de naves compuesta por las fragatas ARROW, YARMOUTH y ALACRITY, además del destructor GLAMORGAN. Detrás de ellos había tres buques de la flota auxiliar de suministros, el OLMEDA, el RESOURCE y el FORT AUSTIN. Estos tres últimos eran barcos grandes y se esperaba que sirvieran para engañar a los radares de los SUPER ETENDARD, o en último caso que el misil diera en ellos y no en los portaaviones. Por último, al lado de cada portaaviones había una fragata tipo 22 equipada con el sistema de misiles SEA WOLF, que era un sistema nuevo, eficiente y podía derribar objetos pequeños y rápidos como misiles acercándose. Las fragatas tipo 22 eran la BRILLIANT, que custodiaba al INVINCIBLE, y la BROADSWORD que estaba junto al HERMES.

Dispositivo de defensa de la flota
Dispositivo de defensa de la flota
Dispositivo de defensa de la flota
Dispositivo de defensa de la flota
Click en la imagen para ampliar

     Al estar adelantados respecto al resto, los tres destructores tipo 42 eran quienes debían detectar la amenaza aérea en primer lugar, y esa mañana sólo el Glasgow lo logró. Lo que sigue en cursiva está extraído textual del libro de Woodward.
     A las 13:56:30 el marinero a cargo del radar gritó por el intercomunicador:
     –¡Radar AGAVE!
     –¿Nivel de confianza? –Le preguntó el oficial de guerra antiaérea.
     –Certero. Tengo tres barridos seguidos por un corto enganche. Marcación 238.

     Con esto el marinero quiso decir que había identificado un avión con radar AGAVE, que era el que llevaban los SUPER ETENDARD. Luego explicaba que no había posibilidad de error porque el contacto se había repetido durante tres vueltas de la antena del radar, y agregó que la dirección detectada era 238°.
     El oficial de guerra antiaérea Nick Hawkyard se levantó de su silla y fue hasta la consola del sistema MAE UAA-1 que es el que identifica radares enemigos. Allí pudo ver la línea de marcación correlacionándose con dos contactos en el radar de largo alcance tipo 965. La distancia de los contactos era de 45 millas.
     De inmediato Nick Hawkyard llamó por los parlantes del buque a: “ACTION STATIONS”. En esa condición todo el mundo tiene que acudir de inmediato a sus puestos de combate. Y acto seguido envió un mensaje al resto de la flota con los datos de la amenaza detectada. Desde el INVINCIBLE, que era el barco que dirigía la defensa antiaérea de la flota le contestaron:
     –ROGER OUT

     Esto quiere decir que entendieron el mensaje pero que descartaban la alerta hasta recibir información de otras fuentes. En criollo, no le dieron bola. Por lo tanto no pasaron la alerta al resto de la flota.
     Entonces en los sensores del Glasgow se produce una segunda detección. Dos contactos, esta vez a una distancia de 38 millas, en el rumbo 238°. Correlacionando con la anterior detección se establece que el rumbo del ataque es 070°, y la velocidad en 450 nudos.
     Mike Hawkyard le dijo al capitán del barco Paul Hoddinott que esos eran dos SUPER ETENDARD haciendo el pop-up para detectar sus objetivos y que podían estar a punto de lanzar misiles. Y de inmediato dio la orden de lanzar chaff.

     El chaff son unos cartuchos que se lanzan al aire y que explotan en una nube de pequeñas láminas de aluminio. Sirven para intentar que los radares que guían a los misiles se enganchen en esas nubes de aluminio y no en los barcos reales.
     En ese momento el supervisor de imagen aérea envió la imagen del ataque por el sistema LINK-10. Esto hizo que el resto de la flota pudiera ver en sus pantallas lo mismo que el Glasgow.
     Entonces Hawkyard volvió a llamar al Invincible para intentar convencerlos de que el ataque era real:
     –Este es el Glasgow. Traza 1234. Rumbo 238. Distancia 35. Fuerza 2. Traza 1234 correlaciona con HANDBRAKE.

     HANDBRAKE era el apelativo que se usaba para designar a los SUPER ETENDARD y sus letales misiles, pero en el INVINCIBLE ya habían recibido tres o cuatro falsas alarmas esa mañana y estaban convencidos de que esta era otra más.
     –ROGER OUT –contestaron de nuevo.
     A las 14:02 en el Glasgow pudieron ver dos pequeños puntos intermitentes que se separaban de los aviones mientras estos giraban a la izquierda. Los pequeños puntos eran los misiles que en ese momento estaban a 12 millas. Intentaron engancharlos varias veces con el sistema de misiles SEA DART pero no dio resultado. Los SEA DART estaban pensados para derribar aviones, y los misiles resultaban demasiado pequeños y sólo eran captados intermitentemente.
     Hawkyard volvió a comunicarse por tercera vez con el INVINCIBLE y les gritó:
     –¡La flota está bajo ataque! ¡Marcación y distancia correlacionan con HANDBRAKE!
     Sin embargo en el INVINCIBLE seguían sin estar de acuerdo en que la amenaza fuera real, ya que no la tenían en sus propios radares.
     Paul Hoddinott, que seguía mirando las pantallas, fue el primero en darse cuenta con alivio de que los misiles no venían hacia ellos:
     –Uno va hacia el Sheffield y el otro se está perdiendo –dijo.
     Mientras tanto en el Sheffield no sabían nada de todo esto, cuando de pronto en el puente de mando un oficial vio una estela a dos metros de altura sobre mar y a una distancia de una milla viniendo directamente hacia ellos. Faltaban pocos segundos para el impacto. Sólo alcanzó a gritar por el intercomunicador:
     –¡MISSILE ATTACK! ¡HIT ON DECK!
     ¡Ataque de misiles! ¡Impacto en cubierta!

     El misil impactó al SHEFFIELD a las 14:04 sobre la banda de estribor y más o menos en la mitad del buque.

El SHEFFIELD minutos después del impacto del Exocet
El SHEFFIELD minutos después del impacto del Exocet
El SHEFFIELD minutos después del impacto del Exocet
El SHEFFIELD minutos después del impacto del Exocet

     El resto de la flota seguía en alerta blanca, porque desde el INVINCIBLE se negaban a cambiarla. O sea que para ellos no pasaba nada. La información empezó a llegar en forma confusa. Lo único que se sabía era que el SHEFFIELD había sido golpeado. Se hablaba de un torpedo e incluso de una explosión interna. Desde el mismo SHEFFIELD tuvieron que insistir en que lo que los había impactado había sido un EXOCET.
     Woodward vio como la ARROW y la YARMOUTH se movían hacia el SHEFFIELD. Cuando llegó el mensaje desde el GLASGOW diciendo que dejaba su puesto de piquete y marchaba a toda máquina hacia el SHEFFIELD, se imaginó que un enemigo bien coordinado podía y debía volver a atacar en ese momento. Entonces le ordenó al GLASGOW que dejara la ayuda para los otros y se reposicionara para cubrir el puesto del SHEFFIELD.

La YARMOUTH asistiendo al SHEFFIELD
La YARMOUTH asistiendo al SHEFFIELD
La YARMOUTH asistiendo al SHEFFIELD
La YARMOUTH asistiendo al SHEFFIELD

     Según el BOARD OF INQUIRY (el informe sobre la pérdida del Sheffield) la cabeza del misil no explotó pero el combustible remanente del misil produjo un incendio que no pudo ser controlado. El misil dio justo en el lugar donde estaban los sistemas contra incendio lo que hizo que la presión de las bombas se fuera a cero. A pesar de la asistencia externa de dos fragatas y después de cuatro horas de lucha el barco tuvo que ser abandonado. Cinco días después el fuego se apagó por si sólo y el Sheffield fue remolcado fuera de la zona de exclusión. El día 10 de Mayo por la mañana, en medio de una tormenta, comenzó a escorarse hasta que se produjo el hundimiento.

     Lo que sigue a continuación son párrafos del BOI que contienen información relevante no detallada por Woodward en su libro. Lo que está entre paréntesis son aclaraciones propias.
     - Durante los ataques del día 1° de Mayo la flota pasó en numerosas ocasiones a ACTION STATIONS en condición AIR YELLOW WARNING. Sin embargo debido a que el rango de detección del radar sobre los aviones argentinos era de 160 millas, y que los ataques sólo fueron hechos sobre el grupo de buques que estaba cerca de la costa, subsecuentemente la rutina fue modificada y se retrasó el pasaje a ACTION STATIONS hasta condición AIR RED WARNING. El SHEFFIELD y otros buques estaban siendo perjudicados por lo que ellos consideraban falsas alarmas, creyendo que los radares de los MIRAGE III estaban siendo erróneamente identificados como los radares AGAVE de los SUPER ETENDARD.
     - Según testigos, en el SHEFFIELD pensaban que la posibilidad de ataque con EXOCET era baja y que por el contrario era mayor la posibilidad de un ataque submarino.
     - Los días 2 y 3 de Mayo fueron tranquilos y la nave permaneció dentro de la rutina de defensa y vigilancia. El AIR WARNING permaneció en condición YELLOW en todo momento. (No coincide con el relato de Woodward que dice que estaban en AIR WHITE WARNING)
     - En un párrafo del BOI dice que el SHEFFIELD estaba transmitiendo en radar, sonar, HF, UHF, SHF. (Debajo hay tres líneas de texto tachadas. O sea que lo que allí dice aún es secreto. Si en este párrafo se viene hablando de las comunicaciones es razonable pensar que en esas tres líneas se dice lo que se sospecha: que se estaba usando el sistema de comunicaciones satelital SCOT para hablar con Inglaterra. En otras palabras para charlar con los familiares y amigos, cuando era sabido que esto provocaba interferencia en el sistema MAE UAA-1 lo que impedía detectar los radares enemigos).
     - El hundimiento se produjo en 52°11’S 53 50’W. (No coincide con el atlas de Gordon Smith en el que dice 53S 57W).
     - En el último anexo se ubica el hundimiento en 52°11'S 54°02W. (Este anexo parece ser fotocopia del original, por lo que podría ser el más exacto).

El SHEFFIELD después de arder durante varios días
El SHEFFIELD después de arder durante varios días
El SHEFFIELD después de arder durante varios días
El SHEFFIELD después de arder durante varios días

     A continuación analizaremos dos anexos utilizados como fuentes para redactar el BOI. El anexo G que detalla cuál era la información a bordo del Sheffield respecto de los posibles ataque argentinos, y el anexo H que es una cronología que en parte no coincide con el relato de Woodward ni con el informe del capitán Salt.

     Anexo G
     - Inteligencia desconocía el rango de operación de los SUPER ETENDARD con base en tierra. No se sabía cuántos misiles AM39 estaban disponibles y si los argentinos eran capaces de lanzar el misil desde el avión.
     - En el Sheffield pensaban que las condiciones predominantes en el mar, junto con la sofisticación de los submarinos 209SSK (Los ARA Salta y San Luis) convertirían el conflicto en un “paraíso de submarinos”.
     - Durante la incursión estaban convencidos de que no se trataba de un ataque con EXOCET porque creían que el perfil del ataque sería bastante diferente. Desde mayor altura, no rasante.

     Anexo H. Narrativa del ataque
     El curso de la flota era de 250°. El eje de defensa antiaérea 280°. El COVENTRY estaba abierto a 45°N, el GLASGOW “on the axis”, y el SHEFFIELD a 45°S.

     Cronología:
     13:50:00 Sheffield solicita permiso para trasmitir en SCOT (Sistema satelital para hablar por teléfono)
     13:51:00 Se hacen varios intentos para acceder al satélite sin éxito.
     13:56:30 Glasgow hace contacto por tres barridos con radar AGAVE. Rumbo 245. (Woodward dice 238)
     13:58:00 Glasgow llama al AAWC en el Invincible y dice: AGAVE 245, CONDOR 245. En el Sheffield oyen CONDOR 225 o sólo CONDOR. (En el BOI dice que el nombre en clave del radar AGAVE era CONDOR, mientras que Woodward dice que era HANDBRAKE)
     13:58:06 Glasgow detecta dos nuevos barridos de AGAVE. Rumbo 248.
     13:58:15 Glasgow detecta dos contactos cercanos pero distintos en el radar 965 (Radar de alerta aérea de largo alcance). Rumbo 240. 40 millas. Acercándose.
     13:58:48 Glasgow detecta AGAVE en modo de enganche. (Los pilotos de los SUE estaban fijando sus objetivos)
     13:59:45 Glasgow detecta dos contactos en el radar 992 (Radar de identificación de objetivos) y avisa: “TWO LOW BOGIES, SW 25 MILES, TRACK 070 080”. Esto fue oído en el Sheffield vía el UHF del AAWC.
     14:00:00 Glasgow carga las trayectorias en LINK-10. (Sistema para que los demás barcos puedan ver en sus pantallas lo que ellos habían detectado) Recibido en Sheffield, Invincible y Coventry.
     14:00:23 Glasgow llama a ACTION STATIONS (Según Woodward ya habían llamado hacía rato, inmediatamente después de haber detectado la amenaza)
     14:01:30 Los SUPER ETENDARD giran hacia su derecha.
     14:01:40 Glasgow intenta adquirir los blancos en el radar de control de tiro 909, pero no logra engancharlos.
     14:02:02 Lanzamiento primer EXOCET (A nuestro entender no hay ningún dato que corrobore este lanzamiento, según el relato del Glasgow se lanzó al menos un minuto antes)
     14:02:07 Glasgow dispara chaff (El mismo Woodward dice que por la radio se escuchaba el “WOOSH” del lanzamiento de chaff del Glasgow desde el primer aviso de las 13:58)
     14:02:10 Lanzamiento segundo EXOCET. Los SUE giran hacia el sur. (Más suposiciones)
     14:02:15 Sheffield. En el puente de mando ven las estelas de los misiles. Reportan a la sala de operaciones: “TWO CONTACTS TRAILING SMOKE 297”
     14:02:30 Sheffield. Intentan enganchar los objetivos con el radar 909 varias veces.
     14:02:45 El oficial de guerra antiaérea entra a la sala de operaciones y apaga el sistema SCOT. Entonces el display del sistema MAE UAA-1 muestra: “LOCKED-ON”. (Aleluya, el tipo entra 15 segundos antes del impacto. ¿Dónde estaba? ¿Y el operador del MAE, que estaba haciendo? ¿Sabían que estaban en guerra?
     14:02:50 Sheffield. Desde el puente ven venir el primer misil.
     14:02:55 Sheffield. El misil es enganchado por el radar y reconocido como AM39 EXOCET (Cinco segundos antes del impacto. Difícil de creer).
     14:03:00 El misil hace impacto.
     14:03:15 El segundo misil pasa cerca del Sheffield y cae al mar a media milla.

     Del informe del capitán Salt tomaremos sólo los párrafos relevantes que contienen información no contenida en el relato de Woodward, no contenida en el BOI o que es contradictoria con alguna de las estas dos fuentes:
     - El Chaff no fue lanzado porque el perfil de vuelo y el rango fue identificado erróneamente como MIRAGE III, teniendo en cuanta que los stocks de chaff estaban muy bajos.
     - Aparentemente fue una incursión completa a bajo nivel, sin un tercer avión que condujera el ataque en tiempo real. La elección del objetivo fue probablemente por suerte.
     - Sheffield estaba a 18 millas, rumbo 235° del RESOURCE que era la referencia de la flota (235° es a 45° de 280° que era dirección de posible ataque).
     En el puente el equipo de detección visual estaba dedicado a buscar periscopios como el del submarino San Luis que había sido reportado en el área.
     Los anteriores ataques aéreos argentinos habían sido detectados más allá de las 100 millas. En el caso del ataque del 1° de mayo al GLAMORGAN, ARROW y ALACRITY, que estaban cerca de la costa, los aviones MIRAGE III (según Salt) aparecieron a bajo nivel desde tierra.
     - El primer aviso que se recibe es el del Glasgow de las 13:59:45 “TWO LOW BOGIES CLOSING FROM WEST”. (En el BOI dice que sí escucharon el mensaje de las 13:58) En ese momento no se detectaba nada en el radar 965 ni en el 992. Unos segundos más tarde en el 992 aparecieron dos contactos a 24 millas en el rumbo 280 y aparece el track cargado por el Glasgow en el LINK-10. El radar 992 propio confirma auto-tracks en los dos contactos. El rumbo de los atacantes era 100/110. A 15 millas de distancia los aviones alteran el curso hacia el Sheffield. A las 12 millas los contactos se separan uno hacia el sur y el otro hacia el norte. Intentaron pasar el track al radar de adquisición 909 pero no funcionó, por un momento se vio algo a 7 millas pero no se enganchó.
     - Desde el puente reportan dos trazas de humo en 297. Poco después impacta el misil. El tiempo total desde el primer mensaje del Glasgow fue de 3’ ½. El rumbo del barco era 245 y el misil vino desde 290 por lo que el ángulo de entrada fue de 45°.

     En estos párrafos resulta obvio que parte de lo que Salt dice son meras excusas para suavizar su responsabilidad y la de sus oficiales en la destrucción del Sheffield. Los tiempos están acomodados para hacer ver que recibieron el mensaje de alerta a último momento y que ellos en ese poco tiempo disponible hicieron todo lo posible.

CORRELACIONANDO TODAS LAS FUENTES

     A continuación haremos un intento por correlacionar lo que dijeron los pilotos argentinos, lo que dijo Sandy Woodward, lo que dice el BOI, y lo que dice el informe del capitán Salt.

     - La información más certera en cuanto al momento de detección de los SUPER ETENDARD es la que quedó grabada en la consola MAE del GLASGOW: Eran las 13:56:30. En ese instante la distancia a los SUE era de 45 millas. Esta distancia es cercana a lo expresado por el piloto argentino Bedacarratz: que ascendieron y encendieron el radar cuando creían estar a 50 millas. Sin embargo a pesar de ser detectados por el GLASGOW, en el radar de los SUE no aparecieron los blancos.
     - A las 13:58:06 (hora exacta grabada en el MAE) en el Glasgow detectan por segunda vez a los SUE. La distancia indicada ahora es 38 millas. Ha pasado algo más de minuto y medio. A 450 nudos de velocidad los SUE deberían haber recorrido cerca de 11 millas en vez de 7. Esta diferencia podría deberse a imprecisión de los instrumentos. Lo cierto es que esta segunda detección debería correlacionarse con la segunda vez que los SUE se elevan, según la estimación de los pilotos atacantes, a 30 millas de los blancos. De ser así también estaba acertado Nick Hawkyard cuando le dijo en ese momento al capitán Hoddinott que los SUE estaban a punto de lanzar el misil. Según Bedacarratz, desde allí continuaron hasta la distancia de lanzamiento prevista que era de 20 millas.
     - A las 13:58:48 en el Glasgow detectan el radar AGAVE en modo enganche. Esto quiere decir que Bedacarratz y Mayora estaban eligiendo sus objetivos.
     - A las 13:59:45 el Glasgow detecta dos contactos en su radar 992 y avisa: “TWO LOW BOGIES, SW 25 MILES”. Si tenemos en cuenta el tiempo transcurrido desde el primer contacto (3 minutos y 15 segundos) los SUE deberían haber cubierto 24 millas. Esto concuerda con la distancia informada por el Glasgow.
     - El BOI señala el lanzamiento de los misiles a las 14:02:02, a un escaso minuto del impacto.

     Podríamos pensar dos hipótesis. La primera sería la hipótesis según el BOI, que señala que los misiles fueron lanzados a las 14:02, haciendo un recorrido de 9 millas hasta el impacto . En esta hipótesis los pilotos de los SUE se habrían tomado un tiempo considerable para elegir, enganchar a los objetivos y disparar los misiles. Desde las 13:58:48 hasta las 14:02:02, en que transcurren tres minutos y catorce segundos.
     Resulta difícil de creer que Bedacarratz y Mayora se hubieran tomado tanto tiempo, teniendo conocimiento de la velocidad a la que viajaban sus aviones y de que corrían un riesgo cierto de entrar en el rango de detección de los radares de tiro del enemigo.

Reconstrucción del ataque según el Board of Inquiry
Reconstrucción del ataque según el Board of Inquiry
Reconstrucción del ataque según el Board of Inquiry
Reconstrucción del ataque según el Board of Inquiry
Click en la imagen para ampliar

     La segunda sería la hipótesis según el relato de los pilotos argentinos, que dice que lanzaron el misil a 20 millas. De ser así deben haberlo lanzado cerca de un minuto antes de lo que considera el BOI, cerca de las 14:01. De esta forma el misil pudo recorrer 20 millas en 2 minutos hasta hacer impacto.
     Luego está la cuestión de por qué, siendo el objetivo un portaaviones, el misil termina impactando en un destructor. Los pilotos argentinos no tenían manera de saber cómo estaba dispuesta la flota. Los pilotos del NEPTUNE les habían transmitido sólo una posición, y ellos al llegar habían visto varios blancos y elegido el más grande. Resulta que en el radar se vería como blanco más grande, aquel que ofreciera una mayor superficie hacia el punto de vista del radar. ¿Cómo hizo entonces el Sheffield para ofrecer esa mayor superficie?
     El eje del dispositivo de defensa era 280° y curso de la flota era de 250°. Este curso era opuesto al que llevaban los atacantes (070°), entonces sus radares veían a los buques de frente, ofreciendo estos el menor perfil posible. Además, el curso de los SUE los apuntaba casi directo al GLASGOW. Esta debe haber sido la razón por la que el GLASGOW fue el primero en detectarlos. Entonces, por más que se acercaran, esta nave siempre les ofrecía la proa, mientras que el SHEFFIELD (más al sur y a la derecha del ataque) les ofrecía cada vez mayor perfil a medida que se acercaban. Esta debe haber sido la causa de que el SHEFFIELD apareciera como blanco más grande en las pantallas de los SUE.
     Los portaaviones y los grandes buques del centro de la flota estarían aún a 40 o 50 millas cuando los SUE hicieron el pop-up, quizás una distancia demasiado grande para ser detectados, o en todo caso, podrían haber presentado un perfil más reducido que el mucho más cercano SHEFFIELD.
     Testigos en la fragata YARMOUTH aseguran haber visto pasar al otro misil en trayectoria hacia el centro de la flota y sostienen que cayó al agua poco más allá de su posición. Quizás uno de los misiles sí haya enganchado a uno de los grandes buques, pero de ser así podría haber caído al mar por quedar fuera de alcance. El alcance máximo del EXOCET era de 40 millas, pero hay que tener en cuenta que esas 40 millas se alcanzaban lanzando el misil a mayor altitud. Lanzado a altura mínima el alcance era de 25 millas.

Reconstrucción del ataque según el autor
Reconstrucción del ataque según el autor
Reconstrucción del ataque según el autor
Reconstrucción del ataque según el autor
Click en la imagen para ampliar

     Los argentinos sólo nos enteramos del resultado de este ataque por los medios ingleses del día siguiente, que incluso mostraban una de las fotos del SHEFFIELD humeando. Existen videos en donde Sandy Woodward dice que para él fue un error mostrar el SHEFFIELD destruido al enemigo. Y es seguro que tiene razón, porque les permitió a los argentinos saber que la dupla SUPER ETENDARD / EXOCET era exitosa, lo que infundió ánimos para realizar otro ataque similar. En cambio, de haber desconocido el resultado del ataque, la eficacia del sistema de armas hubiera seguido siendo una incógnita. Llevar a cabo este ocultamiento hubiera sido factible porque la flota estaba alejada de tierra, sin observadores a la vista y porque los aviones atacantes no habían podido comprobar el resultado.
     En el lado británico debe de haber quedado una muy mala sensación. Sólo el GLASGOW detectó la amenaza con una antelación razonable, lo que le permitió a lanzar las contramedidas y avisar al resto de la flota. Por otra parte, el AAWC, el comando de guerra antiaérea en el INVINCIBLE, no fue capaz de discernir un ataque real de las falsas alarmas y en consecuencia no pudo alertar al resto de la flota dejándola desprotegida. Y en el SHEFFIELD cometieron un error garrafal subestimando la amenaza misilística, lo que llevó al uso inadecuado del sistema SCOT, lo que a su vez redundó en la imposibilidad de detectar la incursión aérea a tiempo. Sólo vieron venir el misil con los propios ojos, con una antelación apenas suficiente como para lanzarse al suelo y esperar lo peor.

     Continúa en: El último Exocet y el HMS Invincible 2


Fernando Fontenla Felipetti - 9 de Marzo de 2020



Bibliografía:

     - “Historia de la Fuerza Aérea Argentina”. Tomo VI, 1998.

     - “Historia de la Aviación Naval Argentina”. Tomo III, 1992.

     - Miguel Ángel Silva: “Reconstrucción del ataque al Sheffield”, 2009.
     Disponible en: http://www.radarmalvinas.com.ar


     - Sandy Woodward: “One hundred days”, 1992.

     - Gordon Smith: “Battle atlas of the falklands war”, 1989.

     - Commander-in-chief fleet. “Loss of HMS Sheffield. Board of inquiry”, 2008.

     - Commander-in-chief fleet. “Loss of HMS Sheffield. Report of Captain Salt”, 2008.